Maldito San Valentín 2.0.15

faldon_sergio_2014

Quiero abrir este artículo, habitual en los San Valentines de Perdona si te digo, con una pregunta: dicen que el amor todo lo cura. Pero ¿Qué cura al amor?

¿El chocolate? ¿Bridges Jones? Es muy jodido sufrir por amor. Pero que muy jodido. Es una de las pocas cosas en que es muy fácil recaer, cayendo en la misma piedra, una y otra vez. Un error que nos permite volver a ilusionarnos, volver a vivir un poco más felices, volver a sonreírle a la vida. Pero cuando, desgraciadamente, ese error se confirma en su naturaleza de ser error, volvemos a vivir un pelín más tristes. Volvemos a fruncir el ceño.

En definitiva, un efecto bumerán creado por unos grandes almacenes, para aumentar su ventas en un etapa vaga para las compras, en la no importa cuánto quieras, sino cuánto gastes en el regalo para tu queridx. Ahí, el amor es lo menos importante, utilizándose como excusa para transacción económica.

No. Con esto no quiero decir que el amor sea malo, ni que San Valentín sea malo. VIVA EL AMOR. VIVA SAN VALENTÍN. Pero el amor no se demuestra sólo un 14 de febrero con un presente. Se demuestra cada día. Se demuestra en cada paso. Se demuestra en el transcurso de los días, con cada uno de los pequeños detalles que abundan en el amor. Pequeños detalles que hacen que se hagan verdaderos reyes de corazones en un reino lleno de buenos momentos.

Yo he de reconocer una cosa. He vivido enamorado, pero sin conocer lo que realmente significa el amor. Suena un poco cursi, sí. Pero es una verdad muy compatible. Se puede vivir enamorado de una persona, incluso llegando a saber que es un imposible, porque no es correspondido. Se puede vivir enamorado sin amar a una persona con la que te imaginas un mundo de luz y de color donde la felicidad es la única protagonista (Volved a llamarme cursi). Decir que es imposible, no atreverse, no lanzarse, son comportamientos conservadores que pueden hacerte perder el tren más bonito y especial que hay en la vida (Sí, cursi. Lo sé). Han sido muchas noches en las que me he ido con una sonrisa, pensando en esa persona, a la cama y otras muchas en las que me ido con lágrimas por no me haberme atrevido, y verlo con otra persona. Pero renuncio a olvidarle.

Pero ante todo, para que haya amor es fundamental que nos queramos a nosotros mismos. Cada uno, somos como somos. De nuestro padres y de nuestra madres. Si esa persona te intenta cambiar, eso no es amor. Tienes que ser tú mismo, porque el amor nace en los defectos, y se mejora y se fortalece gracias a las virtudes.

Voy terminando. Creo que haciendo este artículo, ya sé qué cura al amor. Sería muy fácil decir que el tiempo cura al amor. Sería la receta más fácil y más dolorosa a la vez (demostrado científicamente por muchos). Pero lo que realmente cura este “efecto bumerán” llamado amor es más amor. The secret is love.

Amigxs, VIVA EL AMOR DEL DÍA A DÍA. VIVA SAN VALENTÍN.

FELIZ/MALDITO SAN VALENTÍN.

twitter_perdona facebook_perdona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s